«

»

Jun 16 2017

Antes del “Cucalambé”

A propósito de la próxima celebración del concurso nacional Cucalambé y aún a riesgo de parecer recurrente, retomo el escabroso asunto de las “técnicas operativas” que desafortunadamente, por desconocimiento, instinto de adaptación o indolencia, tratan de resurgir en nuestras competencias domésticas. La intención primaria es mostrar a los desconocedores, qué es lo que nunca se debe hacer en concursos, sin embargo, pienso que será fundamental la labor que desde nuestros “shacks” hagamos todos para evitar que quienes no reciban este mensaje o sencillamente no deseen hacer lo correcto, continúen propagando la enfermedad y al final, deban adaptarse a una correcta práctica impuesta por la mayoría. Con la idea de minimizar en lo posible estas malas prácticas que durante mucho tiempo fueron pan nuestro de cada día, luego se erradicaron en gran medida y ahora pretenden regresar; trataré de relacionar las más utilizadas o “básicas”, pues de estas pueden derivarse tantas como el nivel de creatividad permita y ya sabemos que eso en estas tierras nunca falta. Solo espero que el tono sarcástico empleado en algunas líneas, no reste importancia a lo que aquí se describe, tomémoslo como una manera distendida de enfrentar una batalla que en caso de perderse, en buena medida, definirá el futuro de nuestros concursos nacionales y comprometerá el sueño de internacionalizar al menos uno de ellos. Al final de cada ejemplo, en letras cursivas, aparecerán algunas notas aclaratorias.

1- Dos o más “competidores” se reúnen en una misma frecuencia, uno de ellos se encarga de llamar “CQ Concurso” mientras que el resto se mantiene a la expectativa aguardando porque alguien responda al llamado. Llegado el momento, todos contactan al recién llegado de una manera más o menos ordenada. También puede darse el caso de que a falta de corresponsales, el dúo o grupo, comiencen una animada charla que transcurrido un tiempo, se convierta en una rueda. Muchos de los máximos exponentes de esta “técnica”, al darse a conocer los resultados del concurso, no se explican por qué razón aparecen con la misma puntuación. Las frecuencias en un concurso son de uso personal, nunca deben ser compartidas, ni siquiera con el amigo más querido, el hermano, la esposa o el hijo.

2- Alguien llama “CQ Concurso” en una frecuencia. Otro competidor se mantiene agazapado en esa misma frecuencia y cuando se percata que necesita una estación que ha sido trabajada por quien llama, irrumpe en la frecuencia ocupada para tratar de contactarla. En esta técnica existen dos variantes: “a la cañona” y “educadamente”, en la primera será evidente el uso de la fuerza y en la segunda, normalmente se usan frases como “mi herma dame un chance para trabajarlo” o cualquier otra en tono colaborador y amistoso. En esta variante “amistosa” también es usual una tendencia a tratar de hacer lo correcto solicitando QSY a otra frecuencia, lo cual si bien es algo más “digerible”, tampoco es una práctica correcta. Cualquiera de estas son prácticas erradas por muchas razones, en la primera variante; al llamar en una frecuencia ocupada se incurre en una flagrante violación de las normas éticas más elementales, mientras que en el segundo caso, amparados en sentimientos tan nobles como la colaboración y la amistad, echamos por tierra lo que implica una competencia honesta. Reiteramos, en concursos, las frecuencias son de uso personal. Si se es lo suficientemente paciente, en algún momento esa estación que está buscando contactos, ocupará una frecuencia para llamar CQ y entonces, ese será el momento para trabajarla. Por el contrario, si no tuviera la suerte de escucharla nunca más o que ella le escuche a usted llamar,  mala suerte, precisamente de eso se trata una competencia: unos ganan y otros pierden.

3- Puede darse el caso de un híbrido entre los casos 1 y 2 o sea, dos o más concurseros se reúnen en una misma frecuencia, uno de ellos se encarga de llamar “CQ Concurso” mientras el resto se mantiene a la expectativa aguardando porque alguien responda al llamado. Llegado el momento, todos contactan al recién llegado de una manera más o menos ordenada pero se suma además un practicante de cualquiera de las variantes en el caso número 2. Si se trata de un “cañonero”, lo más probable es que se forme un combate de épicas dimensiones; si es un “educado” puede que no pase de un saludo entre amigos luego de realizado el QSO, aunque también puede que se sume un nuevo integrante a la “frecuencia emboscada”. Sin comentarios.

4-  En una misma frecuencia, por lo general 7110, 7115 0 7120 todos llaman y todos responden a la vez de manera más o menos caótica. En ocasiones, las menos, llegan a un nivel tal de “coordinación” que los llamados nunca llegan a montarse uno sobre otro. El problema es cuando alguien responde y todos a la vez, desde los lugares más recónditos del archipiélago, tratan de contactarlo. Esta práctica es el “non plus ultra” de la falta de ética radial y nuestra mayor vergüenza.  Quienes poseen más potencia y mejor recepción prevalecen sobre el resto, provocando un galimatías para la gran mayoría de quienes escuchan. En estos casos pudieran influir diversos factores y para otorgar el beneficio de la duda, pensemos que la propagación beneficie a unos y no a otros, por lo que todos creen que están haciendo lo correcto cuando no es así. Lo cierto es que estas situaciones denotan el más bajo nivel ético jamás visto y preocupa sobre todo, que muchos colegas de países cercanos sean testigos de tales “desapandos” y juzguen a justos por pecadores. Está de más decir que estas prácticas son totalmente incorrectas, no confundamos esto con un “pileup” pues nada tienen que ver uno con el otro. Sin dudas, la propagación en algunos casos pudiera generar estas situaciones, sin embargo, con la simple intervención de alguien que posea condiciones con las diferentes estaciones y la colaboración de todos, esto dejaría de ser un problema. En el triste caso de que el motivo del desorden fuera la actitud indolente de indisciplinados, combatámoslas en ese instante y al final, tendrán que adaptarse o fenecer.

Realmente no recuerdo si existen otras “técnicas” innovadas acá, les confieso que ha sido mucho el esfuerzo para tratar de olvidarlas y quizás esa sea la razón por la que alguna quede en el olvido. En esencia, para operar un concurso para radioaficionados del tipo que sea, solo existen dos técnicas operativas bien definidas y sencillas: o se llama CQ Concurso (“contest” o “test” dependiendo del modo en concursos internacionales), o se responde a quienes llaman CQ, ni más ni menos. En concursos de carácter internacional estas se denominan “running” y “search and pounce” y sin excepción, se ejecutan de manera individual, sin la participación de una segunda y mucho menos una tercera estación.

Un saco donde se han echado muchas culpas es sin dudas, lo limitado que resulta el segmento autorizado a los colegas de tercera categoría en la banda de 40 metros. Por esa razón y para contribuir a que el concurso “Cucalambé 2017” no sufra más de lo necesario con la saturación de esta parte del espectro, el comité organizador de la competencia ha tomado la iniciativa de sugerir a los participantes de 2da y 1ra categorías no desarrollen su actividad de manera íntegra en este segmento. O sea, alternar los llamados en otras frecuencias y dejar la parte de 7.100 a 7.125 Mhz para que los CL puedan disfrutar mejor de su escaso espacio para llamar “CQ concurso”. De hecho, esto contribuiría además a darle más vida al resto de la banda de 40 metros, donde la actividad radial nacional se concentra en el segmento de marras.  Propaguen entre amigos este comentario, léanlo en sus radioclubes, a través de las ruedas en sus repetidores locales, en fin, todo lo que hagamos será poco en pos de que nuestros concursos nacionales lleguen a ser algún día, ejemplo y escuela. ¡Nos vemos el 1ro de julio!

 

Share

1 comentario

  1. CO3JK

    Hola Raúl. Muy interesante y oportuna tu reflexión. Sobre este tema había estado elaborando un artículo pero por problemas de tiempo que me absorbe el laboral no lo he terminado y ya con lo que expones no es necesario concluirlo, pues está bien explicado el problema. Solo me detengo a compartir contigo esta opinión referente a un tópico mencionado:
    Un saco donde se han echado muchas culpas es sin dudas, lo limitado que resulta el segmento autorizado a los colegas de tercera categoría en la banda de 40 metros. (…)…sugerir a los participantes de 2da y 1ra categorías no desarrollen su actividad de manera íntegra en este segmento. O sea, alternar los llamados en otras frecuencias y dejar la parte de 7.100 a 7.125 Mhz para que los CL puedan disfrutar mejor de su escaso espacio para llamar “CQ concurso”….
    Muy real que la banda de 40 m es la protagonista de estos desmanes, sea por intencionalidad de técnicas operacionales o por la estreches del segmento de trabajo. La noble iniciativa que sugieres de que las estaciones CO y CM se desplacen fuera de ese segmento impedirá que los CL por defecto los pueda trabajar. Otro punto, que no mencionas en el texto y considero importante, es que los Concursos nuestros son mixtos, es decir CW y SSB, y por lo tanto se complejiza el segmento donde se realizan las operaciones, ya sabes que en nuestro país no muchos comparten la intención de operar en CW y cuando alguien llama o realiza un QSO en esta modalidad no faltan los que prepotentemente te apabullan en SSB. A todo lo anterior pudiéramos añadirle que los QRP son unos de los que sufren grandemente este problema, que por defecto son los CL (aunque hay casos que dejan en duda la potencia que emplean), pues no está definido un segmento para operaciones que se realicen en esta categoría.
    Sería oportuno, es mi consideración muy particular, que el CNC como equipo rector de nuestros concursos, elaboré una propuesta al ENAC para que a su vez sea enviada al MINCOM referente a la posibilidad de que: 1) se amplié el segmento a los CL en los 40 m y así solucionaríamos parte del problema; 2) que excepcionalmente durante la realización de concursos cubanos, previamente anunciados, se autorice la ampliación del segmento de operaciones de los CL en la banda de 40 m. Cualquiera de las dos variantes permitiría evitar el atropello y pudieran coexistir las modalidades de CW y SSB en competencia.
    Nos vemos en el Cucalambé.
    Un abrazo,
    Jav/CO3JK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>