May 05 2017

La CW, su aceptación y la calidad de un operador

Por Javier Gámez, CO3JK (Secretario Grupo CW de Cuba)

La voluntad es uno de los principales motores que forma el carácter, así como la motivación, el entusiasmo y la determinación permiten materializar nuestros proyectos. Hay quienes dicen que lograr recibir y trasmitir telegrafía es un imposible, tema que cuando es analizado, los resultados señalan lo contrario, evidenciando que realmente el interés en perseverar no es prioridad, desistiendo de la práctica para lograr alcanzar habilidades, para operar a un minino de cinco palabras por minuto (5 ppm). No pretendo jactarme de ser un experto telegrafista, pues ciertamente soy un aficionado que disfruta a baja velocidad la sencillez y bondades de la CW, defendiéndola de la ignorancia de aquellos que despectivamente la señalan como un Modo de comunicación obsoleto y anacrónico en la era digital. El pasado mes de enero se cumplieron 18 años de la sustitución oficial del código Morse como sistema de comunicación de las compañías navieras de todo el mundo, dando paso al moderno Sistema Mundial de Socorro y Seguridad Marítimos, conocido por sus siglas SMSSM, con funcionalidad de comunicación vía satélite. Así pues, la radiotelegrafía inicio un declive paulatino hasta dejar de ser un examen determinante para acceder a una licencia de radioaficionado, tanto en Cuba como en otros países. Muchos se alegraron, otros quedaron en la duda del por qué se excluía la CW y se le daba un valor formal a un Modo de trasmisión que guarda en sí tantas bondades y define la categoría de un operador radio amateur. En nuestro país el sistema de examen emitido por el MINCOM, mantiene la vigencia del valor de 40 puntos sobre 100, es decir el 40 porciento del total de puntos en cualquiera de las dos categorías que lo concursan, la CM y CO, donde 30 son para la recepción y 10 para trasmisión, un desafío que invita a la preparación individual para medir habilidades de operación, a pesar de ser a una velocidad de cinco ppm, lo cual entra en contradicción si realmente se quiere estimular el ascenso a una categoría superior ya que esta misma velocidad es reiterada para un CO, al vencer la CM, es decir, le damos un valor formal a una evaluación que define si un operador posee realmente la habilidad que corresponde con la categoría otorgada. No es un criterio mío en particular, creo y así lo consideran muchos que comparten este sentir al encontrar un QSO en CW, a baja velocidad, y ver como impunemente colegas que ostentan la Primera o Segunda Categoría en Cuba lanzan un estrepitoso contacto en SSB sin tan siquiera preocuparse si los están llamando a ellos, si es un DX o una señal de socorro. Si le damos un vistazo al calendario de Concursos Internacionales, publicado anualmente por la WA7BNM, se puede apreciar que en más del 50 % de estos eventos el Modo CW está presente como opción competitiva. Sin embargo paradójicamente, si ojeamos el número de certámenes en Modo Digital, se podrá observar que estos no llegan en número a la mitad de los que concursan en CW, y es ahí donde a este humilde telegrafista le asalta la duda de si la telegrafía es obsoleta o mantiene en vigor el interés de muchos en esta era binaria de 0 y 1. Claro está, que a todo lo comentado anteriormente le añado que aún, imperando las pésimas condiciones de propagación, puede que no escuches un QSO en SSB y sin embargo siempre estará activo un contacto en CW. Sería provechoso repensar si realmente le estamos dando a la CW la importancia que tiene y en ello el alcance de sus posibilidades. Mire, usted puede quedarse afónico, se le puede dañar la PC en una trasmisión digital, hasta puede tener poca potencia y existir un fuerte QRM, sin embargo la CW siempre estará ahí para ayudarlo a suplir la necesidad del contacto. Me despido recordando que “la única manera de aprender el Código Morse efectivamente es escuchando cuando se trasmite y transcribiendo lo que escucha. Es obvio que usted comienza con palabras y mensajes sencillos y sigue mejorando con la práctica, pero en esencia esa es la forma de aprender”. (Publicado en sitio del Sistema Informativo de la FRC)

Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.