«

»

May 25 2016

Algo sobre concursos

Por Raúl Verdecie/CO8ZZ

Tarjeta QSL de T48K, Las Tunas Contest Crew

Nuestro pasatiempo, como parte y en definitiva, producto de la sociedad, llega a ser, si no tan complejo y variado como ella, al menos, lo suficientemente heterogéneo como para marcar grupos por intereses y preferencias.Quienes construyen sus propios radios y experimentan con antenas y otros “artilugios”, conocidos en Cuba por “cacharreros”; los que simplemente se dedican a conversar sobre diversos temas; están quienes por el contrario, prefieren solo escuchar; los coleccionistas de certificados o diplomas, los interesados en el “DX” o “Diexistas”. Tenemos además a quienes gustan de participar en concursos o “concurseros”, en fin, todos tenemos en común nuestro amor por la radio, pero nos diferencian las actividades a las que dentro de ella, dedicamos la mayor parte del tiempo. Muchas veces, en un mismo colega se unen varias de estas preferencias y aunque no es regla, generalmente los diexistas y concurseros forman parte de un mismo grupo.

¿Que son los concursos?

Los concursos forman parte de lo que también es conocido por “radio deportes”, son competencias que persiguen la acumulación de la mayor cantidad de puntos posible, en correspondencia con la realización proporcional de contactos con otras estaciones de radioaficionados en un periodo de tiempo determinado y bajo únicas bases organizativas.

Son precisamente estas, las bases, las que diferencian un concurso de otro. Ellas definen que contactos son válidos, que puntuación otorgan, cuales estaciones serán las llamadas “multiplicadores”; cual será el intercambio que hará válido el QSO, determinan la fecha de realización y periodo de tiempo del concurso, categorías, bandas, modalidades, en fin, todo lo relacionado con la organización así como aspectos muy específicos de la competencia.

Lo general…

En primer lugar, las bases de cada concurso definen que estaciones serán válidas contactar o lo que se denomina “objetivo del concurso”, si es uno de tipo WW -World Wide- todas las estaciones cuentan, será lo que conocemos como un “todos contra todos”, como lo son por ejemplo, el CQWW DX Contest y el CQWW WPX Contest. Otros, como el ARRL International DX Contest o el Worked All Europe limitan la competencia a un país o países determinados contra el resto del mundo, en el primero, EEUU y Canadá; en el segundo, Europa. Esto quiere decir que las estaciones concursantes fuera de esa zona específica, solo podrán contactar aquellas que se encuentren en ella, por ejemplo, en un ARRL, solo son validos los QSOs con EEUU o Canadá.

Otro punto en común es el intercambio. Durante el QSO que se realice entre estaciones concursantes, debe existir un intercambio que siempre tiene en común el reporte de señal más otro elemento, en dependencia del concurso, este intercambio, como ocurre en todo contacto bilateral, es el que lo hace válido. Sucede, que este reporte, para agilizar los contactos, siempre será de “5N” en SSB o “5NN” en telegrafía, aunque no sean estas realmente, las características de la señal recibida.

El otro elemento puede variar desde la zona CQ, como ocurre en el CQWW, pasando por la abreviatura del estado o provincia, en el caso del ARRL, la edad, potencia del transmisor, número consecutivo de orden de los contactos, etc. Por otra parte, toda participación en un concurso, debe reportar al final una puntuación, y para llegar a ella, se define la cantidad de puntos que otorga cada QSO, en dependencia de las reglas específicas de cada competencia. Por ejemplo, en el CQWW, los contactos realizados entre estaciones localizadas en diferentes continentes cuentan tres puntos, en el mismo continente un punto y los QSOs entre estaciones en el mismo país, cero puntos. Existe una excepción en este caso y es que las estaciones que contacten dentro de Norteamérica cuentan dos puntos. En otros concursos como por ejemplo el WPX, las puntuaciones de cada QSO, varían en dependencia de la banda en que se realice.

Los conocidos “multiplicadores”, son las estaciones que por una razón u otra, los organizadores de cada concurso las determinan por tal y que su suma, al final, se multiplica por el total de los puntos derivados de la cantidad de contactos realizados. Normalmente, solo se cuentan la primera vez que se trabajan por banda y pueden estar determinados por países del DXCC, zonas CQ, como sucede en el CQWW; cada prefijo diferente, como en el WPX; estados y/o provincias, como en el caso del ARRL; etc.

Ejemplo, se trabajan 100 estaciones en un CQWW, donde los multiplicadores son los países del DXCC y las zonas CQ, de estos cien contactos 20 fueron con países y 10 con zonas diferentes, lo que totaliza 30 multiplicadores. La suma de los cien QSOs hipotéticamente, nos da 200 puntos, esto se multiplica por los 30 multiplicadores lo que totaliza 6000 puntos, en este caso, esa sería la puntuación final. El tiempo de duración de los concursos varía desde 48 horas, que es el caso de los más grandes -el CQWW, WPX, ARRL-, 12 horas y otros que duran solo unas horas y que son los denominados “sprint”, que además, pueden tener otras características especiales. En las bases, siempre se anuncia la hora UTC de comienzo y de culminación.

Modos y categorías…

Usualmente, los organizadores de concursos separan las modalidades, en una fecha celebran la versión de telegrafía y en otra la de fonía. Otros, como por ejemplo el ARRL 10-Meter Contest, celebra todos los modos en una misma ocasión y otros como el WAEC, los separa, pero añade al de SSB y CW, otra versión en RTTY.

Hay otros concursos que solo se desarrollan en esta modalidad digital o en PSK31 o en EME (Earth-moon-earth), en VHF o UHF, en fin, existen tantas variantes como modos y bandas tenemos a nuestra disposición.

Las categorías dependen en gran medida del concurso, pero por regla general todos incluyen las de Mono-operador Monobanda -en cada una de las bandas por separado-, Mono-operador multibanda, Multioperador un trasmisor y Multioperador Multitrasmisor, también pueden incluir modos “asistidos”, que son los que utilizan redes de “packet cluster” en VHF, “DX cluster” en Internet, o el conocido “Skimmer” como apoyo en la búsqueda de estaciones necesitadas.

A las categorías mono-operador se les añade variantes en dependencia de la potencia utilizada: baja, alta potencia y QRP, por lo general, esto nunca sucede en las categorías Multioperador, exceptuando los concursos de la ARRL que añadieron la baja potencia a la categoría “Multi-single”.

De cualquier manera, es importante leer muy bien las bases de cada concurso donde vayamos a participar, pues cada organizador tiene sus especificidades y en los últimos años sobre todo, se han sumado nuevas categorías como por ejemplo la Multi-dos -multioperador dos trasmisores- , la categoría de novato -Rookie- y la “TB-wires” en el WPX o la “Xtreme” en el CQWW.

Técnicas operativas

Básicamente, existen dos técnicas para quienes trabajan un Concurso: la conocida como “search and pounce” y la “running”. En el primer caso, se buscan selectivamente estaciones necesarias fundamentalmente cuando son multiplicadores y en el segundo caso, se selecciona una frecuencia limpia y se llama “CQ” trabajando al “pile up”.

Cuando operamos estaciones mono-operadoras, se recomienda la segunda técnica siempre y cuando exista propagación y nuestra estación tenga suficientes corresponsales solicitándola. Apenas el “rating” baje, debemos aprovechar para buscar multiplicadores utilizando la primera técnica. Conociendo cuáles son los multiplicadores que nos faltan y en qué momento se debe abrir la propagación para la zona donde se encuentran, podremos buscarlos y tratar de contactarlos; el trabajar la mayor cantidad posible de multiplicadores, es algo a lo que debemos dar prioridad, pues nuestra puntuación aumentará notablemente de manera proporcional.

También, gracias al uso del “DxCluster” y si la categoría en que se participa lo permite, se puede hacer un rápido QSY a la frecuencia donde exista un multiplicador llamando, trabajarlo y regresar a la frecuencia de llamada; siempre que se tenga control sobre el radio desde el software utilizado, esta operación se puede hacer en un tiempo lo suficientemente corto como para no perder la frecuencia de CQ.

En el caso de las estaciones “multi-operador un trasmisor” (Multi-single) y las “multi-dos” (Multi-two), la utilización de al menos una estación dedicada a la búsqueda de multiplicadores (Multiplier Station) además de la principal (Running Station) es algo fundamental si se pretende ser competitivos. En categorías Multi-Multi, donde el uso de radios es ilimitado, es común el uso de dos o más radios por banda. En estos casos, es indispensable la utilización de sistemas como el “interlocking” o el método de operación conocido como “partner mode”.

El primero es un circuito que evita la salida simultanea de más de una señal en una banda determinada y el segundo, un método a través del cual todas las estaciones destinadas a una banda se ubican en una misma frecuencia y tributan a la estación “Running” los indicativos que logren recepcionar durante momentos de grandes pileups o, utilizando diferentes sistemas radiantes, deciden entre ellos, quienes operan dependiendo de la calidad de la recepción en cada estación.

Este modo de operación requiere de empatía y mucha práctica entre los operadores, pero sin dudas incrementa mucho el rendimiento de la estación. En estas estaciones “multioperador”, es usual además solicitar a estaciones necesitadas en determinadas bandas, moverse a estas en ese momento o hacer citas para un horario idóneo, lo que es conocido como “cita o schedule”. Será siempre algo anti-ético y de mal gusto, llamar CQ en una frecuencia ocupada por otra estación competidora o compartir frecuencia al estilo de las “ruedas” conocidas por nosotros.

Siempre, los unos y ceros…

En pleno siglo XXI, es imposible desligarnos de las tecnologías de la informática, ellas sin dudas, hacen nuestro trabajo más llevadero. Los concurseros también se sirven de ellas, pues el trabajo de “loguear”, que hasta hace solo unos años se hacía sobre papel, ha sido sustituido por una gran variedad de programas que además de llevar la puntuación en tiempo real, dan la posibilidad de conocer cuales son los multiplicadores necesitados, la entidad que se trabaja, posición geográfica, hora de amanecer y ocaso, hacen que las antenas direccionales automáticamente se dirijan hacia esta dirección, pueden grabar y reproducir mensajes predeterminados tanto en SSB como en CW y en RTTY, permiten además la conexión de varias computadoras en red y a Internet, en fin, programas sencillos como el “N6TR” o el “CT” y otros más sofisticados como el “Writelog”, el “Wintest”, el “N1MM” o el “N1MMplus”, cualquiera que sea su abolengo, son un instrumento invaluable por toda la información y funciones que nos brindan durante y después del tiempo de operación.

De cualquier manera, el hecho que no tengamos computadora no es obstáculo, el log perfectamente se puede llevar manualmente y al final, las sumas y multiplicaciones para llegar a la puntuación no son nada difícil de hacer.

Cerrando el “Log”

Mucho más se podría escribir sobre este fascinante mundo, la intención es solo despertar el interés entre los que aún no se han decidido pues más allá de lo que pudieran aprender de aquí, no hay nada comparable con la inmensa satisfacción de dados los resultados, por lo general transcurridos unos meses, incluirnos en el “Top Ten”, incluso, obtener un Primer Lugar Mundial –¡Que los tenemos aquí!-, darnos cuenta que superamos nuestra propia marca o sencillamente, pasar unas horas de diversión, haciendo lo que nos gusta hacer.

Antes de trasmitir el “AR”

A propósito de los muchísimos buenos resultados a nivel mundial que desde hace mucho y año tras año nuestros concurseros obtienen, nos gustaría hacer una reflexión. En cada uno de estos concursos participan MILES de colegas de todo el planeta, muchos se trasladan desde Europa y EEUU sobre todo, hacia el Caribe, Oceanía, África y otras zonas que le otorguen “mayor” interés y por supuesto, se mueven con “lo mejor” tecnológicamente hablando. Radios de última generación, antenas directivas de mucha ganancia en fin, quienes lo hacemos desde aquí nos apoyamos más que en toda esa parafernalia de la que carecemos, en nuestras habilidades y sobre todo, en la pasión que los Cubanos siempre ponemos en todo lo que hacemos.

Sin embargo, a pesar de este “doble mérito”, nada se conoce sobre estos resultados fuera de nuestro estrecho ámbito, ahora, ¿Por qué no incluir estos resultados junto a los que otros compatriotas obtienen en otros ámbitos de la sociedad, el arte o los deportes y que cotidianamente escuchamos y leemos en nuestros medios de prensa? ¡Pensamos que sería justo!

2 comentarios

  1. Orlando Estevez

    Realmente resulta interesante conocer que la radioafición no es solo ciclones, esta parte competitiva pudiera ser un incentivo para muchos quienes disfrutamos liberar adrenalina. Voy a averiguar como ingresar aqui en mi ciudad. Saludos.

    Orlando

    1. xavian2016

      Gracias Orlando, así mismo es, la radioafición es un mundo fascinante! Si quieres, escríbeme a co8zz@frcuba.co.cu quizas te pueda dar un empujón en el sitio donde vives. 73

      Raúl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>