May 18 2016

Entrevista para Visión Tunera

Hace un tiempo atrás, el periodista Gianny López Brito, con quien trabajo en la estación de TV en Las Tunas, me propuso una entrevista, conociendo mi inconformidad con el tratamiento que recibimos los radioaficionados en los medios de comunicación nacionales. Esta fue publicada en el sitio “Visión Tunera”, pero por alguna razon varias respuestas fueron truncadas; a continuación, la entrevista íntegra.

VT: Recientemente se celebró el VIII Congreso de la Federación de Radioaficionados de Cuba (FRC) en la ciudad de Sta. Clara, evento en el que participaste como delegado por Las Tunas. Como participante en tres congresos anteriores, ¿cual impresión te llevas de este y que papel jugó la delegación tunera?

DSCN4787RVF: Excepto en el IV Congreso, he sido delegado a todos los congresos que se han celebrado, desde mi ingreso en la FRC en el año 1991. No creo que uno haya sido superior a otro, todos han tenido su importancia y en cada uno se han tomado decisiones que han marcado su momento. Pero sin dudas, en esta ocasión se han propuesto cambios realmente revolucionarios a los estatutos y al reglamento de la organización, que aspiramos influyan positivamente en el desarrollo de la radioafición cubana. Creo que todo es resultado de la madurez que ha alcanzado la organización. Recuerdo que en 1999, durante el 5to Congreso, se hablaba de 2000 miembros como una quimera, ya la organización ronda los 9000, muestra indudable de la pujanza que posee.

La delegación tunera estuvo integrada por once representantes de siete municipios de la provincia, que se incluyeron en las cuatro comisiones de trabajo. Su participación fue decisiva en el diseño de las proyecciones de trabajo para los próximos cinco años. En mi caso particular, conformé la presidencia de la comisión que analizó la actividad radial y técnica, allí se trabajó de manera muy intensa, incluso en horarios de la noche. Pensamos que en sentido general, se propusieron soluciones a la gran mayoría de las problemáticas planteadas por la membresía durante todo el proceso.

Delegación tunera al 8vo Congreso de la FRC

Delegación tunera al 8vo Congreso de la FRC

VT: Sobre la radioafición se conoce solo la parte más promocionada a través de los medios, relacionada con su participación en el apoyo a las comunicaciones durante situaciones de emergencia, huracanes, desastres naturales, etc; según me has contado, este pasatiempo es mucho más que eso.

RVF: La radioafición abarca tantas facetas que no alcanzaría solo una entrevista para contarte. Sin dudas, nuestra participación en situaciones de emergencia, es la parte conocida y quizás la más importante desde el punto de vista social; pero esta, es solo una pieza del gran abanico de posibilidades que ofrece este pasatiempo. Creo que en buena medida, el desconocimiento de lo que es en realidad la radioafición, es culpa del desinterés mostrado por los medios de comunicación hacia nuestra actividad. A pesar de las muchas y buenas historias que este tema pudiera generar periodísticamente, más allá de alguna breve mención durante el paso de un huracán, en muy contadas ocasiones, han mostrado real interés en promocionar nuestra labor e interioridades. La radioafición es probablemente el único hobbie que desde su nacimiento, ha evolucionado paralelamente con el desarrollo tecnológico de la humanidad; de hecho, muchos hallazgos científicos han estado vinculados a la radioafición, o han sido realizados por investigadores que practican este pasatiempo. Como practicante de este hobbie, lo mismo puedes encontrarte un astronauta cristiano, que un artista musulmán, un político budista, un deportista famoso de izquierda, un gran empresario de derecha o un sencillo obrero judio; no existen diferencias sociales, políticas, religiosas o intelectuales en la radioafición, somos sencillamente radioaficionados. Para nosotros, cosas que pueden parecer de ciencia ficción, llegan a ser prácticas cotidianas: modos de comunicación tan variados e interesantes como aquellos vinculados directamente al uso de la computación, comunicación a través de satélites o incluso, rebotando señales de radio en la superficie de la luna. A pesar de todo lo interesante y novedoso que lo anterior pueda parecer, para muchos, la parte más emocionante y la esencia de la radioafición, siempre será hacer un contacto con otra estación, usando las variantes más tradicionales. Si este se realiza con alguien ubicado en algún lugar muy lejano e inhóspito, mucho mejor; a esta práctica se le conoce por “DX”, que viene del inglés “Distance X” (Distancia X).

VT: ¿Muchos de estos lugares lejanos a que haces referencia ni siquiera están habitados?

RVF: Efectivamente, no están habitados o solo existen bases de investigación científica o pequeñas guarniciones militares. En otros casos son reservas naturales y por tanto, el acceso a ellos es extremadamente limitado, como por ejemplo, una pequeña isla al sur del oriente Cubano, llamada Navassa. Recientemente hubo una expedición a esta isla, luego de más de 20 años sin existir actividad radial desde allí. Estas expediciones generalmente son multinacionales e implican complejos preparativos y grandes gastos económicos, parte de los cuales son sufragados por los mismos radioaficionados que asisten como operadores. En otras “entidades”, sencillamente, existen muy pocos radioaficionados y por tanto, lograr un contacto con uno de ellos resulta altamente codiciado. En Corea del Norte por ejemplo, la radioafición no está permitida, por lo que la gran mayoría de los radioaficionados del mundo no poseen contacto con esta difícil “entidad”.

VT: Pero también ustedes son conocidos porque construyen sus propios equipos, antenas y artilugios ¿no?

RVF: Por supuesto, desde el surgimiento de la radioafición, la construcción de radios y la experimentación de más eficientes sistemas de antenas, fue lo cotidiano. Ahora no tanto, sobre todo en lugares donde resulta relativamente fácil el acceso a equipos de gran calidad fabricados de manera industrial. Aquí en Cuba, por las limitaciones económicas conocidas, el radioaficionado medio se ha visto obligado a fabricar sus propios radios y son muchos los casos de diseños criollos de muy buenos resultados, construidos a partir de partes y piezas desechadas. En otros países ya no sucede así, por lo general existe el “cacharrero”, el experimentador, pero a su lado siempre verás un radio “de fábrica”.

VT: Según tengo entendido, para ustedes los radioaficionados, la división del mundo es algo “diferente” a como lo conocemos nosotros los “no radioaficionados”. ¿Pudieras explicarnos esto?

RVF: Lo que sucede es que para nosotros, a la lista de países reconocidos por la ONU, se suman otros más que en realidad no son países, pero que cumplen ciertas reglas, sobre todo relacionadas con determinado grado de independencia y reconocimiento internacional o con la distancia que los separa de tierra firme. Generalmente son islas o islotes, sedes de organizaciones como la misma ONU, la ITU, pequeños lugares como por ejemplo, el Peñon de Gibraltar o sitios tan “sui generis” como la sede de la Soberana Orden de Malta o el Monte Athos, un lugar sagrado para la Iglesia Ortodoxa. Por esa razón, nosotros definimos a los países como “entidades” y vemos al mundo realmente un poco más grande de lo que es en realidad.

VT: O sea, que directa o indirectamente la práctica del “diexismo” contribuye a elevar la cultura general de quienes lo practican

RVF: Ya lo creo, muchos de estos pequeños países, islas, su cultura, instituciones, sus orígenes, etc.; son totalmente desconocidos por quienes no practican el DX o no son radioaficionados. En lo personal, muchos de estos lugares remotos, en el medio del índico o el atlántico sur, el mismo Monte Athos o las islas Spratly, por solo mencionarte dos ejemplos, eran desconocidos para mí hasta que me hice radioaficionado y comencé a hacer DX. El mejoramiento del idioma inglés es otra ventaja que esta práctica ofrece e incluso, aprender palabras básicas de otras lenguas como el francés o el japonés.

VT: Los radioaficionados se identifican con lo que ustedes llaman indicativo, ¿es esto algo similar a lo que sucede con las estaciones comerciales de radio?

Tarjeta QSL de CO8ZZ

Tarjeta QSL de CO8ZZ

RVF: Exactamente, las estaciones comerciales son estaciones de radio al igual que las de aficionados, por lo tanto, se rigen por un sistema similar. El indicativo es como el ADN, no existe otro igual en el mundo. Normalmente se conforman de un prefijo, que es una combinación de letras y números, más un sufijo, compuesto de una o más letras. Esto permite la identificación del lugar desde donde trasmite un radioafcionado, con solo escuchar el indicativo. Las estaciones cubanas siempre tienen en su prefijo las letras CL, CM o CO, en dependencia de la categoría; más un número que define la zona geográfica y el sufijo, que es lo que determina quién es el operador. Ese sufijo, no se puede repetir en una misma zona, por ejemplo, mi indicativo es CO8ZZ, puede existir un CO3ZZ o un CO5ZZ, pero nunca otro CO8ZZ que no sea yo. Incluso, luego de fallecido un radioaficionado, se esperan varios años para otorgar a otra persona su indicativo.

VT: Otra faceta muy poco conocida de la radioafición es la parte deportiva, donde según me has contado, radioaficionados cubanos cotidianamente ocupan lugares de nivel mundial.

RVF: Si, al margen de algunas modalidades de competencia no practicadas en Cuba, donde se vincula la radio localización con la actividad física propiamente, como carreras a campo traviesa; también se celebran los llamados “concursos”. En esencia, son eventos que persiguen la obtención de la mayor puntuación posible, a partir de la realización de contactos con otros participantes, bajo determinadas reglas fijadas por los patrocinadores. En cada uno de estos concursos de carácter mundial, participan miles de radioaficionados de todo el mundo, con estaciones provistas de lo más avanzado en tecnología; muchos de ellos se trasladan miles de kilómetros, a otros países, en busca de ventajas geográficas. En el mundo, existen grandes estaciones diseñadas para este fin, financiadas por clubes o por individualidades, anualmente se dan cita allí operadores con un único objetivo: ganar. Lo más asombroso, es que los concursos no ofrecen premios materiales y mucho menos monetarios, por lo que nuestras competencias probablemente sean las únicas que no buscan algún objetivo material, algo sin dudas muy raro en los tiempos que vivimos. En Cuba, poco a poco esta práctica ha ido ganando terreno y ya son varias las estaciones que cotidianamente participan en este tipo de competencias, algunas, con importantes resultados en el ámbito internacional y continental. Aquí en Las Tunas, contamos con uno de los mejores equipos de concursos del país, integrado por radioaficionados de la provincia; aunque hemos recibido invitados de otros territorios e incluso, de otros países como Suecia, República Checa, Francia, Finlandia y Dinamarca. Este grupo lo llamamos “Las Tunas Contest Crew” y en febrero de este año celebramos nuestro aniversario quince. También tenemos fuertes plazas de “concurseros” en La Habana, Santa Clara y Baracoa. Lamentablemente, aun no poseemos en Cuba una estación de carácter nacional y permanente, es ese sin dudas, el sueño de todos los que en el país practicamos esta “variante” de la radioafición, esperemos algún día se materialice.

VT: En 2013 y 2014 fuiste invitado a operar precisamente una de estas grandes estaciones de concurso en el país de Colombia. ¿Que representó esto para ti?

RVF: Si, allá fuimos Juan Carlos Molina (CO2JD), un amigo de La Habana y yo. Operar desde Colombia fue un privilegio, pero sobre todo, un alto compromiso. Un compromiso como representante de la radioafición cubana pero además, un compromiso con el resto del magnífico equipo de HK1NA y sobre todo, con su líder; Jorge Prieto (HK1R), quien nos brindó la posibilidad de formar parte de esta prestigiosa estación, considerada una de las más completas del mundo. Hasta donde yo conozco, nuestra participación desde “Jumanji Contest Station” en 2013, fue la primera vez que radioaficionados cubanos residentes en la isla, participaron en un concurso operando una estación multinacional fuera de la isla. En ambas ocasiones han concurrido allí destacadísimos operadores de Suecia, Finlandia, Argentina, EEUU, Brasil, Alemania y Colombia, muchos de los cuales repiten año tras año. Regresé con la mochila cargada de buenas experiencias de todo tipo, pero sobre todo, impregnado por el espíritu de colaboración, hermandad y la pasión por la radio que allí se respira.

VT: Bueno, aunque sé que no te gusta hablar de ti, cuéntame de tus responsabilidades dentro de la organización, del Grupo DX de Cuba, de tus sueños y aspiraciones en la radioafición…

RVF: Si, tienes razón, de hecho, esta entrevista ha sido un duro ejercicio para mí, pero bien, hagámoslo! En la Federación de Radioaficionados de Cuba tengo varias responsabilidades, aunque como directivo solo tengo una, la de vice-presidente de la filial en la provincia, cargo que ocupo desde hace poco. También soy el coordinador provincial del sistema informativo (SI) de la FRC, que es una especie de “corresponsal” en el territorio. Me parece justo que hable algo del SI de la FRC, pues se conforma de un grupo de colegas de toda la isla, que sin tener ninguna formación como periodistas y si muchas ganas de hacer, se encarga de divulgar todo lo que ocurre en la organización. Para ello nos servimos de varios medios digitales y radiales: boletines que circulan a través de correo electrónico, “ruedas” informativas en repetidores locales y sobre todo, publicando en el sitio de la FRC el que desde hace poco, ya puede ser visto en internet (fue hackeado y estaba fuera de servicio). Hay además, proyectos futuros de una revista digital y sueños para que se convierta en publicación impresa. Por último, soy Coordinador Nacional del Grupo DX de Cuba (GDXC) que agrupa a la gran mayoría de los “diexistas” cubanos y cuenta además con miembros de algo más de 20 países. Para pertenecer al grupo, se debe tener confirmación de contacto con al menos, 100 entidades diferentes, algo que no es muy difícil, pero si requiere de algo de dedicación. A propósito, el GDXC cumplió 35 años de fundado el 1ro de septiembre de 2015, razón por la cual, por esos días, varias estaciones especiales estuvieron activadas desde diferentes ciudades del país, incluyendo la nuestra (T48G).

En cuanto a mis sueños y aspiraciones, muchos de ellos, a propósito del VIII Congreso, están relacionados o son parte de lo discutido allí. Ante todo, que la radioafición cubana continúe creciendo, pero no tanto en cantidad, como cualitativamente, que cada persona que ingrese en la organización lo haga primero desde el alma. Que cada día sean más los colegas interesados en el “diexismo” y en los concursos y que se nos llegue a conocer un poco mejor. Que las entidades, organismos y empresas de las que muchas veces necesitamos para realizar nuestras actividades, nos vean más desprejuicidamente y ayuden todo lo necesario. Aunque no lo creas, aún existen casos de empresas y entidades que dan baja a sistemas de comunicación y los destruyen o convierten en materias primas, estando en perfectas condiciones. De este tema se ha hablado de manera reiterada, recientemente se trató nuevamente en el VIII congreso, esperemos llegue a oídos receptivos y la FRC llegue a convertirse de una vez y por todas, en el destino final de toda esa tecnología.

VT: En varias ocasiones has hablado de “confirmar un contacto”, ¿de qué manera los radioaficionados “confirman” un contacto?

Tarjeta QSL de T48K

Tarjeta QSL de T48K

RVF: Todo radioaficionado debe poseer una tarjeta que lo identifica, llamada “tarjeta QSL”, con el intercambio de esta, donde se incluyen los datos del contacto realizado, es como se confirma, que efectivamente, este tuvo lugar. Tiene normalmente un tamaño estándar, similar al de cualquier postal y en ella, además del indicativo y otros datos como el nombre y la dirección; existe un espacio para escribir el indicativo de la otra estación a quien se contactó, la hora, la fecha, el modo, el reporte de intensidad de la señal y cualquier otro dato que se crea necesario o interesante incluir. Generalmente, en ella, a través de imágenes, se trata de promocionar algún destino turístico, las bellezas del país o la ciudad natal. El diexista normalmente colecciona las tarjetas de cada entidad contactada, en mi caso, tengo confirmadas 307 entidades de un total de 340. En ocasiones se torna muy difícil confirmar un contacto y muchas veces, nunca se logra.

VT: Bueno, creo que luego de esta entrevista muchos lectores se mostrarán interesados en este pasatiempo, ¿que se debe hacer para ingresar a la FRC?

RVF: ¡Ojalá esta entrevista al menos sirva para eso! Siempre he pensado que la voluntariedad es fundamental, generalmente, quienes llegan por embullo nunca logran ser buenos radioaficionados; todo lo contrario sucede con quienes se acercan por voluntad propia. Lo primero es que para ingresar a la FRC, el interesado debe ser presentado en una reunión que se realiza semestralmente en cada Radioclub. Generalmente sucede que esto lo hacen uno o varios colegas que avalan su ingreso, pero si alguien interesado no conociera a nadie que lo introduzca; sencillamente con personarse en la sede social del radioclub de su ciudad y mostrar su interés al presidente o a cualquier directivo, debe ser suficiente. Luego, debe matricular en los que nosotros llamamos la “Academia del Radioaficionado” y pasar satisfactoriamente este curso para que finalmente, sea examinado por la entidad que otorga las licencias de radioaficionado.

 

Share

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Alexei on 26 septiembre, 2016 at 12:46 am
    • Responder

    Interesante la entrevista !!!!!!!! …¿ has hecho contacto con la zona de Monte Athos ? tnx por publicar la entrevista es muy provechosa …

    1. Hola Alexei…. muchas gracias. Bueno, no, en Monte Athos el radioaficionado más conocido y quizás el único realmente activo es el Monje Apollo, nunca he tenido la suerte de siquiera escucharlo.

    • Alexei on 27 septiembre, 2016 at 3:21 am
    • Responder

    Gracias ..y muchos exitos !!!!!!!

    1. Gracias a ti hermano, continúa visitándome! 73!

Deja un comentario

Your email address will not be published.